Archivo de la etiqueta: empleo

Buscas trabajo , crea tu propio negocio


Oportunidad de negocio

El próximo domingo a las 20,30 horas de Madrid tienes una nueva oportunidad de negocio ( consulta tu hora local en este enlace ).

Agel sigue creciendo, como están comprobando nuestros asociados en Argentina, Bolivia, Chile y Colombia. Si quieres aprovechar esta oportunidad asiste a la reunión online y podrás ver cómo mejorar tu salud, la de tu familia y amigos y si lo deseas también desarrollar un negocio próspero en todo el mundo.

Posteriormente estaré encantado de atender tus consultas personalmente.

Fernando

Anuncios

La crisis duplica el número de desempleados con carrera universitaria


El paro de los titulados universitarios en España se duplicó entre 2007 y 2009 hasta alcanzar una tasa del 9,4%, cuando en el resto de la UE el incremento fue sólo de un punto y se situó en un 4,8% de los licenciados y diplomados sin trabajo. Son datos del informe anual de la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD) presentado en Madrid por el ministro de Educación, Ángel Gabilondo; el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Federico Gutiérrez Solana, y la presidenta de CYD, Ana Patricia Botín.

El trabajo, que analiza la evolución de la universidad española y su contribución al desarrollo del país, explica con datos de 2009, que el 21% de la población de entre 25 y 65 años está en posesión de una titulación universitaria, porcentaje similar al de los Estados de la OCDE, aunque la tasa de paro afecta a casi uno de cada 10.

La contratación es mayor entre los titulados de Formación Profesional que en entre los universitarios. Gabilondo destacó que de los 2,2 millones de contratos realizados a personas con estudios superiores, “más de la mitad” habían cursado FP.

Por otro lado, el aumento de los estudiantes de Formación Profesional de Grado Superior coincide con un descenso del número de matriculados en la Universidad. Por noveno año consecutivo, en el curso se redujo el número de alumnos matriculados en todas las comunidades -en algunas la caída superó el 30%-.

El ministro aseguró que el cambio de tendencia no se debe “mirar con nostalgia”, sino con “naturalidad” porque de las 175.000 personas que cursan actualmente estudios superiores, “más de 55.000 están en Formación Profesional”. “Ya no hay que hablar sólo de Universidad, sino de Educación Superior”, apostilló. De hecho, entre los objetivos de la UE para 2020 no hay distinción entre unos y otros: la meta es que los estados miembros tengan un 40% de titulados superiores.

La sobrecualificación es otro rasgo en este retrato del universitario español: casi 300.000 contratados (un 3%) con titulación universitaria está desempeñando tareas para las que no es necesario “un nivel tan alto de estudios”, según explicó el coordinador general del estudio, Martí Brellada.

En este sentido, al cierre de 2008, la proporción de trabajadores en actividades de alta cualificación era del 32,4%, “seis puntos inferior al porcentaje correspondiente para la UE-27, lo que es una adecuada expresión de las diferencias entre la estructura productiva española y la europea”.

Y, después de todo, un dato positivo respecto a la actividad investigadora: según la Web of Science, España produjo el 3,2% de las publicaciones científicas del mundo en 2007 y 2008, y la universidad aportó entre el año 2000 y 2008 más del 60% del total español.

“La crisis es motivo para aumentar la inversión en conocimiento porque es la única salida que nos permitirá recuperarnos y hacerlo de un modo adecuado; si nos dejamos amedrentar por la crisis, hay una generación entera que no podrá construir la España que quiere”, aseguró el presidente de la CRUE.

Fuente: elmundo.es

He reproducido aquí íntegramente esta nota de prensa aunque creo que no descubre nada nuevo, son datos que reafirman una tendencia. Cada vez hay gente con más formación y menos empleo de acuerdo a ella. Esto es conocido y “vox populi” desde hace tiempo.

Lo que me sorprende a día de hoy es cómo puede ser que continuemos intentando reinventar la rueda. Hace tiempo que la Universidad es “una fábrica de crear parados”. No tengo una visión pesimista del mundo, todo lo contrario, pero sí de la universidad y de nuestro sistema de enseñanza tal como están ahora.

España es uno de los países con mayor número de estudiantes de grado superior, también uno de los países con más paro y… donde ser emprendedor es raro, según Eduard Punset.

A todos aquellos que aún no hayan comprendido que estamos ante un cambio de era económico y social, que requiere de una cambio de mentalidad, les recomiendo la lectura del libro La Conspiración de los Ricos de Robert Kiyosaki. En él, John Taylor Gatto educador de prestigio comprometido con la reforma educativa en profundidad comenta: “el sistema escolar no está diseñado para enseñar a los niños a pensar por sí mismos, ni para respaldar la noción contemporánea de que todos podemos ser libres. De hecho, está diseñado para todo lo contrario: enseñar a obedecer. Los estudiantes que cumplen y obedecen se convierten en empleados felices de trabajar para los ricos o en soldados dispuestos a sacrificar sus vidas para proteger la riqueza de los acaudalados”.

Hay una nueva forma de ver las cosas. Ya lo decía Einstein “si quieres resultados diferentes haz cosas diferentes”.

Cada día al levantarme lo tengo más claro: el futuro pasa por emprender. Veo señales por todos lados que me lo certifican. Mi experiencia personal durante casi 20 años me reafirma cada día más en ello. Y además, he ayudado durante este tiempo a personas como yo a emprender, como otros han hecho conmigo, cambiando en algunos casos para siempre su mentalidad y su forma de vida.

Emprender supone afrontar la vida desde una nueva perspectiva, tú perspectiva. Necesitas querer ser libre. Si no tienes deseos de dirigir tu destino…entonces no emprendas.

Ser emprendedor, no te asegura el éxito. Nada en la vida está asegurado, pero al menos eres dueño de tu propio destino y eso hoy en día es mucho. Si tienes inquietud por ser libre no dudes en contactar conmigo.

Fernando Sánchez.

Crisis, rescates financieros y más crisis.


Cuando a finales del año 91 finalicé en Madrid mis estudios de arquitectura decidí irme unos meses a Nueva York a la espera de realizar la famosa “mili” y con la esperanza de aprender algo de inglés. No tenía idea de cuánto iba a cambiar mi forma de ver la vida durante esos meses y de cómo todo ello iba a afectar mi vida hasta el día de hoy.

Era un año en que España estaba en el punto de mira de todo el planeta con la inminente celebración de la Expo de Sevilla y sobretodo de las Olimpiadas de Barcelona durante el año 92. Era un año en el que todo el mundo se asombraba de la modernización de nuestro país…pero sobre todo de la capacidad de los españoles para salir de la nada. Todo el mundo me preguntaba sobre esto en NY. ¿ Cómo lo estáis haciendo ?.

La realidad fue muy dura para nosotros en los años siguientes. Volvimos a la realidad con una crisis sin precedentes. Tasas de paro batiendo records, empresas cerrando… ¿ te suena algo?. Estoy hablando del año 93 no del 2010.

No soy un admirador del estilo de vida norteamericano. A día de hoy sigo pensando que vivimos mejor en España pero, reconozco que el tiempo que pasé allí me marcó. Encontré gente encantadora, que me acogió en su casa simplemente porque un amigo mío se lo pedía. Que me invitó a los lugares más recónditos de los Estados Unidos por el placer de agradar y ayudar a otras personas sin esperar recompensa a cambio. Que me enseñó que la vida está llena de pequeñas cosas y que el mundo no se acaba en tu pueblo o ciudad. Que si no tienes trabajo o estás satisfecho en un sitio, puedes encontrar lo que buscas en otro, aunque a veces esté muy lejos. Que no todo en la vida es dinero pero, que el dinero ayuda en muchos casos a ser feliz. Que la vida sin miedo se convierte en algo maravilloso.

Tal vez por eso, a mi vuelta decidí no ejercer la profesión para la que tanto había estudiado y a la que había dedicado muchos años de mi vida. ¡ Estás loco ! fue lo primero que oí ¡ Y cuántas veces lo escuché !. Todo así de repente.

Decidí crear una empresa, junto a otras 7 personas. Una academia. Dedicarme a la enseñanza audiovisual. Me gustaba la formación, di clases de matemáticas durante muchos años, me encantaba ver cómo mis alumnos mejoraban sus concimientos. Pero no tenía ni idea del mundo audiovisual. Siempre me apasionó el cine, la capacidad de convertir los sueños en realidad, pero no tenía ni idea de ello. La fortuna, o el destino, hizo que otras personas que sí sabían de cine quisieran crear una academia, y esta misma fortuna quiso que nos conociésemos.

Así nació mi primer negocio. Así de sencillo: mucha fe y poco dinero. Mucho trabajo y poca rentabilidad inmediata. Y por supuesto, algo de suerte.

A los 3 meses sólo quedábamos 2 socios. Si no cerramos fue por el apoyo familiar y nuestra fe en el proyecto. Esa fue la mejor decisión de nuestras vidas. Hoy 20 años después tenemos un negocio que mantiene varias familias. Vencimos el miedo y tuvimos éxito. Luchamos contra las ideas generalizadas y estandarizadas con imaginación y mucho trabajo. Y elegimos nuestra suerte.

Realmente lo puede hacer cualquiera pero ciertamente no lo hacen muchas personas ¿ Por qué ?. Porque la mayoría de las personas hacen lo que los demás dicen que deben hacer, no lo que ellos creen que deben hacer. Porque el camino hacia el éxito está lleno de trabas y problemas y puede parecer más difícil que el camino que todos siguen pero finalmente es más duradero y fiable. Como dice Steve Jobs, con el tiempo todo lo que ocurre en tu vida toma sentido y ves la relación entre las cosas que te pasan.

Desde entonces, he creado más empresas. Algunas han ido bien, otras mal. Pero todas me han enseñado mucho y me han hecho más feliz. Y aquí sigo, feliz, manteniendo a mi familia, criando a mis hijos y sobre todo con libertad para decidir mi futuro.

Hace muchos años que dejé de creer en que otras personas me iban a solucionar la vida.

Si algo me asombra aún hoy es la esperanza que las personas siguen depositando en que el mundo mejore sin hacer nada por ello. Los que vivimos la crisis del 93 no entendemos cómo hemos vuelto a tropezar en la misma piedra. Puedo entender que muchas personas que no la vivieron puedan pensar que nuestros dirigentes nos van a dar trabajo a todos, que las grandes corporaciones van a seguir fabricando y dándonos trabajo. Pero, el resto ¿ Es que no aprendimos la lección ? ¿ A qué estamos esperando ?. Como decía Einstein: no puedes esperar resultados diferentes si no haces cambios.

Por si acaso me quedaba alguna duda y estaba equivocado en mi forma de pensar, rebusqué en internet. Esta gran biblioteca que contiene multitud de basura, pero también mucha información innacesible a través de los medios convencionales. Y encontré. Encontré esta pequeña joya, un vídeo de, Mike Dillard, un creador de redes y trabajo en red ( antiguo camarero, sí lees bien, camarero ) entrevistando a Robert Kiyosaki ( autor de best sellers sobre autoempleo y estudios financieros ) acerca de las crisis y los rescates financieros. ¿ Te suena ?. No tiene desperdicio.

Si crees que no puedes hacer nada para mejorar tu vida no pierdas el tiempo viéndolo. Si crees que tu vida puede mejorar invierte 10 minutos en verlo. A mi me costó ir unos meses a NY para cambiar mi forma de pensar y actuar, a ti te podrán bastar estos 10 minutos.

Por otra parte, siempre te queda la posibilidad de esperar que otros hagan por ti todo el trabajo y esperar a que llegue una nueva crisis dentro de 20 años y pedir ayuda de nuevo.

Saludos y feliz semana

¿ Creías tener la vida asegurada ? Pues va a ser que no.


¡ Cuando yo era pequeño era todo tan diferente a hoy en día !.

Mi padre trabajó acabó sus estudios e inmediatamente entró a trabajar en una gran compañía española en la que permaneció 40 años, hasta su jubilación a los 63 años. Toda una dilatada carrera profesional en una empresa.

Hoy eso no es normal, desgraciadamente, no sólo ser fiel a una empresa y ésta a ti. Es que casi nadie se jubila ya a los 63 años. Hay empresas que están prejubilando a lo 45 años…mi edad.

Y nos venden que el futuro está asegurado: que si un plan de pensiones, que si la seguridad social, que si un complemento al sueldo de por vida…pues yo lo dudo. A la vista del ritmo de prejubilaciones y crecimiento de la esperanza de vida me parece que va a ser un futuro menos seguro de lo que nos venden. Yo soy optimista por naturaleza y no me puedo quejar de lo vivido hasta ahora, trabajo para mi como autónomo – emprendedor desde hace 20 años, pero me temo que mucha gente lo va a pasar próximamente mal. ¡ Ojalá me equivoque !.

A raíz de esta reflexión he recuperado un muy interesante artículo de Luis Conde en el periódico la Vanguardia de hace la friolera de dos años, casi tres:

“Un artículo en este periódico decía que en España el 57% de los ejecutivos entre 55 y 64 años estaba sin empleo. El principal problema que esta situación conlleva es que a la generación afectada no se la preparó para ello. Antes, el trabajo tenía un único objetivo que era el largo plazo: servir a la familia, establecer el ahorro predecible (con una renta esperada del 10% anual). Uno sabía cuándo, cómo y con cuánto iba a jubilarse, y el ejecutivo se incorporaba a una empresa a la que le era leal y recibía a cambio un puesto de trabajo de por vida.

Ahora, domina el nada a largo plazo, lo que desorienta la acción planificada, disuelve los vínculos de confianza y compromiso, y cuestiona la lealtad de la empresa hacia el empleado y la del empleado hacia la empresa. El sector de la fuerza de trabajo que crece más deprisa en Estados Unidos es el de quienes trabajan para agencias de trabajo temporal. El nada a largo plazo. El promedio de cambio de trabajo de un ejecutivo en Estados Unidos es de siete veces en su carrera profesional (es decir, ¡ 4,5 años de media por empresa !). Además, en este periodo cambia de media dos veces de carrera y tres veces de ciudad o de país.

Recientemente oí decir a Bill Clinton: “Que el cambio sea tu mejor amigo”. Puede ser que ése sea el camino del futuro, pero nunca estuvimos preparados para tanto cambio y, por tanto, no tuvimos la necesidad de establecer nuestro plan B.

En mis charlas no dejo de decir a las siguientes generaciones que se acostumbren a vivir con once mensualidades, que inicien un plan de ahorro y que a los 40 comiencen a establecer su plan B, porque si hoy el 57% de los que tienen más de 55 años está sin empleo, cuando les llegue su turno ese porcentaje habrá aumentado y los años de referencia disminuido. A los 55 años, uno tiene normalmente los hijos casados o viviendo fuera de casa, la hipoteca cubierta y pocas obligaciones financieras. Los de generaciones posteriores tendrán a esa misma edad hijos adolescentes viviendo en casa, aún estarán amortizando hipotecas y tendrán obligaciones financieras pendientes. Cuando se queda sin empleo, el prototipo es alguien que tiene ciertos ahorros en bolsa y recibe una indemnización que, de alguna manera, le sirve para reubicarse en los próximos doce meses.

Si no hay plan B, el calvario que atraviesa se repite sistemáticamente: 1) Su pareja no le deja tocar sus ahorros y aún menos si lo que pretende es iniciar la aventura empresarial soñada. ¡Ese dinero es para la jubilación! 2) Recorre los despachos de los head hunters en busca de consuelo y solución a sus problemas. Siempre salen con esperanzas y expectativas. 3) Se incorpora a un par de consejos en los que se vuelca en aplicar toda su experiencia (pan para hoy y hambre para mañana). 4) Acaba sucumbiendo a los designios de su pareja, acompañándola, una vez leída la prensa matutina y tomado un par de cafés, a los múltiples recados cotidianos; harto de inventar partidos de golf, tenis o tertulias empresariales inexistentes.

Con un plan B bien establecido esto se evita. Consiste en invertir acorde con la capacidad de ahorro de cada uno y hacerlo diez o quince años antes de que llegue el momento fatídico. Puede ser desde una franquicia en un pueblo del cinturón de la ciudad hasta la adquisición de un pequeño solar para ir desarrollándolo paulatinamente. No es más que una actividad que te permita salir de casa, sentirte útil, poner en funcionamiento tus neuronas y no descapitalizarte. Es una semilla que puede germinar, es el inicio de una actividad que puede ocupar tu tiempo el resto de tu vida. Si eres de los que por excepción llegas a jubilarte a los 65 años y no necesitas utilizar el plan B, mejor para ti y para tus sucesores, simplemente habrá sido una inversión interesante.

Las universidades de nuestro país debieran ser el foro ideal para explicar al recién graduado que no es oro todo lo que reluce y que se van a encontrar con una realidad muy distinta. Hay que prepararlos para ello. No olviden que el plan B siempre es un respaldo que tener en cuenta”.

LUIS CONDE, presidente de Seeliger y Conde

Repito yo soy optimista por naturaleza, no me puedo quejar de lo vivido hasta ahora, y tengo además un plan B desde hace unos meses, pero me temo que mucha gente lo va a pasar próximamente mal, porque los comentarios en los bares son el mejor reflejo de la situación actual y mucha gente no sólo ha perdido el empleo es que además tenían un estatus que ahora está muy difícil recuperar. ¡ Ojalá me equivoque !.

Si tienes un punto de vista parecido al mío ¡ Enhorabuena, me gustaría conocerte !. Si tienes un punto de vista diferente al mío ¡ Enhorabuena, me gustaría ayudarte !.

Saludos,

Fernando