Archivo de la etiqueta: Franquicias

Perfil del nuevo franquiciado


Publicado por David Ramos en: http://franquicias.emprendedores.es/pag_6872_1.php

“El aumento del desempleo y la dificultad para acceder a financiación están afectando decisivamente a la configuración del perfil del nuevo franquiciado. Estas circunstancias hacen que ciertos tipos de franquiciado ya existentes en el sector tomen un mayor protagonismo.

Aunque la franquicia está demostrando que es una fórmula de negocio que ofrece una interesante garantía de éxito en estos tiempos de crisis, la actual situación económico-financiera también está repercutiendo en su modelo.

“La recesión del crédito ha afectado en gran medida porque cuesta mucho abrir una franquicia. No sólo depende de que el candidato tenga patrimonio, sino también de que haya crédito disponible. A esto se suma el enfriamiento de la economía y la dificultad para rentabilizar cada punto de venta”, afirma María Dolores Sevillano, directora de Consultoría de Tormo & Asociados. En este sentido, José Sánchez, presidente de la Asociación Española para el Desarrollo y la Defensa del Franquiciado (AEDEF) considera que “crisis económica, de ámbito nacional e internacional, sumada a la poca credibilidad que ofrece el Gobierno, han hecho que el escenario cambie por completo tanto para franquiciadores como para franquiciados, encontrándose el descenso del consumo como principal dificultad a la hora de sacar los negocios adelante. Ya no se vende y se compra con la alegría de tiempos pasados. Esta situación exige un cambio urgente de modelo”.

La crisis también está teniendo una consecuencia positiva. “Al haber más disponibilidad de locales, si el candidato está convencido, el cierre de las operaciones se hace más rápido”, indica Santiago Barbadillo, director general de Barbadillo Asociados. “Se pueden encontrar mejores locales en unas condiciones adecuadas. Hace algún tiempo, esto era un auténtico problema a la hora de abrir un negocio. Se podía tener el candidato adecuado y la financiación pero retrasarse o incluso desestimarse la apertura porque no había la paciencia suficiente para encontrar un local con buenas condiciones”, precisa.

Sin embargo, dicha disponibilidad no es igual en todas partes. Barbadillo resalta que “los buenos centros comerciales siguen teniendo los mismos precios y formas de relación contractual, con contrato leoninos”. Y Mariano Alonso, director general de mundoFranquicia Consulting, coincide en que estas oportunidades se dan en locales urbanos, mientras que “muchos centros comerciales están teniendo cierres de negocios porque sus condiciones son mucho más duras y la reducción de las ventas en esos comercios hace que sean inviables”.

¿Un nuevo franquiciado?
En situaciones como la que nos encontramos, todos los sectores económicos sufren cambios para adaptarse al nuevo escenario. ¿Ha supuesto la crisis una modificación del perfil de los nuevos franquiciados? En realidad, no se puede decir que estén apareciendo candidatos muy distintos a los que llegaban hace unos años, ya que la franquicia siempre ha ofrecido un amplio abanico de oportunidades en las que encajaba todo tipo de emprendedores.

No obstante, lo que sí se ha podido observar es el aumento del peso de determinados modelos. “El perfil del franquiciado no ha variado, ya que a la franquicia se sigue llegando por análogos motivos a los se acudía hace ocho años. En este sector siempre han entrado desempleados, inversores, nuevos emprendedores, mujeres cuya primera experiencia laboral es la empresa y un largo etcétera. Lo que ha cambiando es el mix. Dentro de este puzzle, han variado los porcentajes que aporta al conjunto cada uno”, declara Sánchez.

La directora de Consultoría de Tormo & Asociados reconoce que “el público que demanda empleo se amplía y hay todo tipo de perfiles, desde el inversor habitual hasta otros que en distinto momento económico no se hubiesen planteado la franquicia, pero que ahora se están acercando”.

Según Xavier Vallhonrat, presidente de la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), “más que modificarse el perfil del franquiciado, lo que ha variado es la posibilidad de alcanzar determinados conceptos. Por ejemplo, si un emprendedor quiere franquiciar una marca pero no llega porque le falla la financiación u otros aspectos, pueden ocurrir que renuncie o que reconduzca su opción hacia algo más asequible. Por eso, están subiendo enseñas con modelos de negocio de coste más limitado, mientras que las franquicias que suponen una gran inversión tienen dificultades porque la capacidad de financiación es reducida en este momento”.

La central se amolda
El aumento del peso de cierto tipo de franquiciado está obligando a las enseñas a adaptarse al nuevo escenario. “La central se ve obligada a flexibilizar los términos de concesión. Han tenido que revisar a la baja los planes de obligaciones financieras de los franquiciados y se juega mucho con fórmulas como periodos de carencia, reducciones de royalties e incluso la supresión total del canon de entrada”, concluye Alonso. “

Entre los sistemas de negocio, tipo franquicia, que requieren mínima inversión se encuentra Agel. Si crees que tienes el perfil para emprender este tipo de negocio no dudes en contactar con nosotros, te asesoraremos, formaremos y ayudaremos a desarrollar un negocio propio del siglo XXI.

¿ Cuál es la tendencia en las franquicias ?


(Adelanto del editorial del Especial Franquicias de la Revista Emprendedores de Noviembre 2010) publicado en: http://avesga.wordpress.com/

“Este año hemos vuelto a dedicar nuestro Especial Franquicias a analizar con detenimiento cada uno de los sectores relevantes en los que opera esta fórmula comercial. Un trabajo bastante ‘de chinos’ que nos permite tener una visión horizontal de toda la franquicia y, por extensión, de toda la economía, visto el peso que ha alcanzado el sector dentro del comercio en España.
¿La primera conclusión? Las franquicias han vivido su peor crisis. Viendo los gráficos sector por sector observamos que todas las actividades han sufrido considerables descensos, tanto en facturación, como en número de cadenas abiertas. Los esfuerzos por renovar la oferta y ajustar los modelos de negocio han tenido un resultado bastante desigual, la verdad.
Pero también hemos observado por dónde está evolucionando la actividad. Las nuevas franquicias que están teniendo un avance más sólido tienen un perfil bastante coincidente: son más modestas en inversión, están más enfocadas a nichos determinados (y generalmente muy concretos), están más apoyadas en las nuevas tecnologías y no les hacen ascos a la expansión internacional… Un perfil que podríamos decir que es clavado al de las empresas que se están creando ahora, en pleno 2010, en la cresta de la ola del annus horribilis del emprendimiento.
A partir de ahora, entendemos que para escoger una franquicia, conviene estudiar muy bien el sector, pero más aún en el enfoque competitivo dentro de este sector. Parece que va a volver a demostrarse un axioma que defendemos desde hace tiempo en Emprendedores: Más vale entusiasmar a un grupo, aunque sea pequeño, que ser del montón en un segmento enorme.”

Alejandro creo que das en el clavo. Franquicias tipo Agel, con mínima inversión y ridículo coste mensual  de mantenimiento, centradas en nichos muy concretos ( la nutrición ), completamente internacionales y apoyadas en tecnologías innovadoras ( suspensión en gel e internet ) son el futuro.

¿ Estás de acuerdo querido lector ?

Los nuevos revolucionarios


Por José Luis Briones, Presidente de Alquimia Emprendedora. Profesor de la Business School de la Universidad Antonio de Nebrija.

Publicado en: http://www.ejecutivos.es/noticia.asp?ref=9004

“¿Cuántas inquietudes dejó en este camino Anita Roddick, la fundadora de The Body Shop, antes de ser absorbida por L’Oreal?, ¿a cuántas personas demostraron los amigos Ben y Jerry, que era posible crear una empresa diferente, en la que los sueños materiales sólo se podían cumplir si en paralelo también se cumplía el sentimiento de que el mundo era mejor gracias a su Empresa?

Lea completo este artículo y tome una decisión. Al final le digo cual.
Así que, ¿qué hay que hacer? Fácil: deshacerse de las empresas convencionales.
Derribarlas. Acordonar la zona. Levantar barricadas. Derrocar las estatuas de los héroes que ya hace demasiado tiempo que no están entre nosotros.
¿Suena familiar, verdad? Y es que el mensaje ha sido siempre el mismo, desde mayo del 68 en París hasta el muro de Berlín, desde Varsovia a la Plaza de Tiananmen: ¡libertad y rock and roll!Así que abramos las ventanas, dejemos entrar aire nuevo y subamos el volumen de la música a tope, para que todo el mundo se entere.
Lamento desencantarle, pero éstos párrafos no son míos (ya lo quisiera). Pertenecen a uno de los textos, relacionados con el mundo de la empresa, más significativos, para mí, de este siglo: El manifiesto Cluetrain, publicado en España por la aséptica Editorial Deusto.

¡Levantar barricadas!
, es un grito que está en lo más profundo de nuestros corazones, ¿hasta cuando vamos a seguir trabajando y viviendo con la idea de creernos hipócritamente que nuestra función como empresarios, como directivos, como emprendedores, se limita a crear riqueza económica?
¿Hasta cuándo vamos a seguir dejando que –parafraseando a nuestro Miguel de Unamuno– sean los “los bachilleres, curas, barberos, duques y canónigos”, los que se lleven los beneficios morales de nuestro esfuerzo, los resultados de nuestros compromisos?
Reducir nuestra función a la puramente económica, es ignorar el papel dinamizador que tenemos de la sociedad, es desconocer que no se puede separar riqueza económica, de riqueza humana y de riqueza social. Hablamos hoy, ponemos un enorme énfasis, en que la principal ventaja competitiva es la innovación, olvidando que para que ésta exista se hace imprescindible que en las estructuras en la que debe desarrollarse la creatividad debe haber algo fundamental: libertad.
Pero, ¿qué es la libertad? Es mucho más que “hablar”, incluso mucho más que “hacer”. Por encima de todo, ser libre implica la capacidad de ser autónomos en el pensamiento, y especialmente tener el coraje de asumir nuestro propio destino como personas.
No puede haber innovación sin libertad, y no puede haber libertad sin sentir que tenemos la enorme responsabilidad de nuestros actos, de nuestros compromisos, de nuestras metas. Esto implica un ser humano totalmente diferente al que la sociedad industrial creó, como respuesta a sus propias necesidades.
Ignorar esto, no sólo implica cercenar nuestra capacidad competitiva, reduciendo nuestra innovación, sino que por encima de todo, implica seguir delegando nuestra vida en “los bachilleres, curas, barberos, duques y canónigos”, o lo que es lo mismo: financieros sin escrúpulos, empresas sin alma y publicistas vendidos al mejor postor.
No sé en qué grupo se encuentra usted, amable lector, amable lectora. Pero sí sé en cual me encuentro yo: en los que levantan barricadas contra las estructuras – formadas por personas con rostro, no lo olvidemos– que creen que la clave del desarrollo de una empresa es cuantos beneficios aportan a sus accionistas, dando la espalda al coste social y humano que estos han generado.
Suena a retórica, pero no lo es. “Un fantasma recorre Europa”, afirmaban en su Manifiesto Comunista, los viejos veteranos Marx y Engels; de igual forma podríamos decir hoy que “un nuevo fantasma recorre el mundo”, alterando nuestras conciencias, desestabilizando nuestras estructuras, obligándonos a cuestionar nuestras creencias.
Es el fantasma de la libertad.

Y cientos de empresas han iniciado su andadura con este sentimiento: nuestra función como tales es aportar valor a la sociedad, nuestro sentido como estructura es conseguir que todos los seres humanos que se integran asuman la responsabilidad de desarrollar al máximo sus posibilidades, nuestro papel como entidad social es conseguir que el mundo sea diferente a través de nuestra aportación.

Es decir: empresas que han nacido con el sentimiento de que los beneficios económicos son sólo legítimos si son la consecuencia del valor aportado a la sociedad. En otras palabras: solo merecemos ganar dinero si conseguimos que el mundo sea mejor.

Son los nuevos revolucionarios. Emprendedores capaces de definir su función, como tales, mas lejos de los resultados del balance, jóvenes apasionados con su misión, personas con una visión de la vida que va mas allá, mucho más allá, de la limitada visión economicista que los burócratas de turno intentan imponemos.

¿Qué donde están? Las tenemos a nuestro alrededor. Se llaman Google, El Bullí, Irizar, Mercadona, Inditex, The Body Shop, Gorex, Semco, Patagonia…etc. Están, pero las ignoramos.

No queremos verlas, pese a que las sentimos a nuestro alrededor. No queremos verlas, porque reconocer su existencia vital, nos desestabiliza, nos lleva a cuestionar nuestras “verdades absolutas”, esas que nos dejan tranquilos, porque nos permiten justificar la delegación de nuestras responsabilidades en estructuras ciegas, que “saben lo que tienen que hacer” para contentar a sus accionistas.

Esas empresas ciegas que nos piden fidelidad, pero que entienden que “los beneficios justifican muchos comportamientos” –voy a ser comprensivo y no digo “todos”– que atentan a la dignidad de las personas. Y no hablo ya del hambre y del dolor. Hablo de la alienación, del pensamiento único, de la masificación como sistema, de convertir la vida en una serie de compartimentos estancos, en las que se separa la creación del disfrute de la misma, la libertad de la innovación, la solidaridad de los resultados, el “ser” del “hacer”.

Los resultados son una sociedad frustrada, en la que la máxima aspiración es que los días pasen sin alteraciones y, especialmente, tener la seguridad de que el resto de nuestra vida, va a ser una constante lineal.

Y contra esta sociedad surgen las nuevas empresas. Soy consciente de mi idealismo. ¿Dónde está la realidad de The Body Shop, integrada en una multinacional como es L’Oreal? ¿Dónde han ido a parar los sueños de los fundadores de Ben&Jerry’s, absorbidos por Lever? Probablemente hayan desaparecido, difuminados en una estructura que como un gigantesco Gargantúa, devora sin digerir, todo aquello que se le pone por delante.

Pero no importa, evitemos que estas posibles verdades nos tranquilicen bajo la cínica expresión de “es inútil, al final todo sigue igual”. Seamos valientes… no importan los resultados, lo que importa es el camino.

¿Cuántas inquietudes dejó en este camino Anita Roddick, la fundadora de The Body Shop, antes de ser absorbida por L’Oreal?, ¿a cuántas personas demostraron los amigos Ben y Jerry, que era posible crear una empresa diferente, en la que los sueños materiales sólo se podían cumplir si en paralelo también se cumplía el sentimiento de que el mundo era mejor gracias a su Empresa?

Bien, muy probablemente a la larga todo seguirá igual, pero será aparentemente. En el proceso de creación y consolidación, han dejado, estas empresas, las semillas precisas para poder preguntarnos si la única función de una empresa es obtener beneficios. Ya es algo, mucho para mí.

El filosofo chileno Fernando Flores ha definido al emprendedor como “un creador de historia”. Maravillosa definición, que refuerza el también chileno Carlos Vignolo, junto al argentino Juan Carlos Lucas. Tres profesionales comprometidos con una visión de la empresa que ha dejado de ser una teoría.

Tomemos el ejemplo más paradigmático para mí: Google.

¿Qué es Google?, es evidente la respuesta, la confirmamos día a día con el uso de sus servicios. Pero reducir esta empresa a la definición de que es un buscador, incluso el mejor, es seguir reduciendo el papel de la empresa al puramente económico.

Google es el testimonio vivo de lo que se puede crear a partir de valores y compromisos (si, incluso con el derecho al error, como en muchas de las empresas ya nombradas). No voy a caer en lo que considero sería demagógico, afirmando que el crecimiento de esta empresa es debido a éstos, pero si puedo atreverme afirmar que su capacidad para conseguir profesionales de primer nivel (incluso cuando no eran nada) si es debido a ésto.

Le dejo a usted decidir hasta qué punto su crecimiento no se ha debido – y en qué porcentaje – a esta capacidad de atraer a los mejores.

Por razones profesionales escucho en decenas de foros que no hay suficientes emprendedores. También sufro, directamente y en esta crisis que vivimos, las consecuencias de otra realidad: la baja capacidad competitiva de nuestras empresas.

Lo que me sorprende es que los profesionales que hacen estas afirmaciones –en muchos casos profundamente comprometidos con el desarrollo de la cultura emprendedora, y en otros casos con el incremento de la capacidad competitiva de nuestras pymes– no se cuestionen el porqué. Me alucina comprobar cómo la solución que se aporta a estas dos barreras para el desarrollo, pocos emprendedores y baja capacidad competitiva, se soluciona con las mismas recetas que ya han demostrado su reducida eficacia: subvenciones y formación lineal, es decir, crear gestores, en lugar de empresarios.

Y ésto es al margen de los numerosos nuevos experimentos, con contenidos diferentes, programas distintos y nuevas tecnologías. En el fondo el paradigma con el que se aplican estas diferencias es el mismo: crear gestores en lugar de emprendedores, innovar sin cambio en la forma de pensar, crear sin fomentar estructuras en las que los miedos –entre ellos al fracaso– desaparezcan.

Tenemos, si queremos crecer y especialmente para los tiempos que corren salir de la crisis, que estimular nuevas razones para asumir la vida como un desafío. Soy consciente de la realidad que viven estos profesionales, vinculados en la mayoría de las veces a Cámaras e Instituciones Oficiales, la vivo aunque sólo sea en su mirada cuando me escuchan: estas fuera de la realidad José Luis, los emprendedores lo único que quieren es “ganar pasta” y “una subvención”.

De sobra sé que esta realidad, es real. Valga la redundancia. Pero hay otra realidad, que muy probablemente ellos no viven porque los emprendedores que la forman ni buscan subvenciones, ni se mueven por el único interés económico. En consecuencia ni van a las Cámaras, ni van a buscar ayuda a instituciones.

Y si bien estos profesionales pueden afirmar con certeza “su realidad”, yo también puedo afirmar con igual certeza la “realidad de la mía”. Hay cientos de emprendedores con un profundo sueño: convertir su vida en un reto permanente a sus posibilidades, hay cientos de emprendedores cuya principal motivación es poner en marcha una idea, sentir que su esfuerzo tiene un sentido que va mas allá de los resultados económicos, los veo en los coloquios de mis conferencias, los veo –no digo que los siento, digo que los veo…es decir los toco, los palpo, son físicamente reales– en los pasillos comentando lo que han aprendido en un seminario, o en un taller, recibo decenas de mensajes compartiendo sus sueños… también su soledad.

El problema es que no tienen dónde acudir sin el riesgo de sentirse juzgados como “locos que están fuera de la realidad”. Lo están, realmente lo están… y por ésto son los únicos capaces de cambiarla.

Precisamos revolucionarios, precisamos estimular un carácter de cambio radical, única base para fomentar una innovación que realmente genere nuevas oportunidades. Precisamos difundir en las empresas una visión de que su papel es transcendental para crear una sociedad motivada por el sentimiento de que gracias a nosotros el mundo es mejor, solo así daremos razones para innovar, para competir, para crear.

Afirmamos que vivimos en una época de grandes cambios. ¿Cómo podemos ser tan cínicos, o quizás cobardes, para desconocer lo que esto realmente significa?, ¿podemos afrontar estos cambios drásticos con la misma forma de pensar del siglo XX?

Si es la hora del cambio, empecemos por nosotros mismos: ¿para qué crear una empresa?, ¿merece la pena crearla para ganar SÓLO dinero?

Usted tiene las respuestas. Son suyas, asúmalas con todas sus consecuencias, porque son las únicas validas.

Un fuerte abrazo.

Ayúdeme a despertar a los revolucionarios que tenemos entre nosotros. Si le ha gustado este artículo, compártalo con sus amistades”.

La crisis duplica el número de desempleados con carrera universitaria


El paro de los titulados universitarios en España se duplicó entre 2007 y 2009 hasta alcanzar una tasa del 9,4%, cuando en el resto de la UE el incremento fue sólo de un punto y se situó en un 4,8% de los licenciados y diplomados sin trabajo. Son datos del informe anual de la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD) presentado en Madrid por el ministro de Educación, Ángel Gabilondo; el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), Federico Gutiérrez Solana, y la presidenta de CYD, Ana Patricia Botín.

El trabajo, que analiza la evolución de la universidad española y su contribución al desarrollo del país, explica con datos de 2009, que el 21% de la población de entre 25 y 65 años está en posesión de una titulación universitaria, porcentaje similar al de los Estados de la OCDE, aunque la tasa de paro afecta a casi uno de cada 10.

La contratación es mayor entre los titulados de Formación Profesional que en entre los universitarios. Gabilondo destacó que de los 2,2 millones de contratos realizados a personas con estudios superiores, “más de la mitad” habían cursado FP.

Por otro lado, el aumento de los estudiantes de Formación Profesional de Grado Superior coincide con un descenso del número de matriculados en la Universidad. Por noveno año consecutivo, en el curso se redujo el número de alumnos matriculados en todas las comunidades -en algunas la caída superó el 30%-.

El ministro aseguró que el cambio de tendencia no se debe “mirar con nostalgia”, sino con “naturalidad” porque de las 175.000 personas que cursan actualmente estudios superiores, “más de 55.000 están en Formación Profesional”. “Ya no hay que hablar sólo de Universidad, sino de Educación Superior”, apostilló. De hecho, entre los objetivos de la UE para 2020 no hay distinción entre unos y otros: la meta es que los estados miembros tengan un 40% de titulados superiores.

La sobrecualificación es otro rasgo en este retrato del universitario español: casi 300.000 contratados (un 3%) con titulación universitaria está desempeñando tareas para las que no es necesario “un nivel tan alto de estudios”, según explicó el coordinador general del estudio, Martí Brellada.

En este sentido, al cierre de 2008, la proporción de trabajadores en actividades de alta cualificación era del 32,4%, “seis puntos inferior al porcentaje correspondiente para la UE-27, lo que es una adecuada expresión de las diferencias entre la estructura productiva española y la europea”.

Y, después de todo, un dato positivo respecto a la actividad investigadora: según la Web of Science, España produjo el 3,2% de las publicaciones científicas del mundo en 2007 y 2008, y la universidad aportó entre el año 2000 y 2008 más del 60% del total español.

“La crisis es motivo para aumentar la inversión en conocimiento porque es la única salida que nos permitirá recuperarnos y hacerlo de un modo adecuado; si nos dejamos amedrentar por la crisis, hay una generación entera que no podrá construir la España que quiere”, aseguró el presidente de la CRUE.

Fuente: elmundo.es

He reproducido aquí íntegramente esta nota de prensa aunque creo que no descubre nada nuevo, son datos que reafirman una tendencia. Cada vez hay gente con más formación y menos empleo de acuerdo a ella. Esto es conocido y “vox populi” desde hace tiempo.

Lo que me sorprende a día de hoy es cómo puede ser que continuemos intentando reinventar la rueda. Hace tiempo que la Universidad es “una fábrica de crear parados”. No tengo una visión pesimista del mundo, todo lo contrario, pero sí de la universidad y de nuestro sistema de enseñanza tal como están ahora.

España es uno de los países con mayor número de estudiantes de grado superior, también uno de los países con más paro y… donde ser emprendedor es raro, según Eduard Punset.

A todos aquellos que aún no hayan comprendido que estamos ante un cambio de era económico y social, que requiere de una cambio de mentalidad, les recomiendo la lectura del libro La Conspiración de los Ricos de Robert Kiyosaki. En él, John Taylor Gatto educador de prestigio comprometido con la reforma educativa en profundidad comenta: “el sistema escolar no está diseñado para enseñar a los niños a pensar por sí mismos, ni para respaldar la noción contemporánea de que todos podemos ser libres. De hecho, está diseñado para todo lo contrario: enseñar a obedecer. Los estudiantes que cumplen y obedecen se convierten en empleados felices de trabajar para los ricos o en soldados dispuestos a sacrificar sus vidas para proteger la riqueza de los acaudalados”.

Hay una nueva forma de ver las cosas. Ya lo decía Einstein “si quieres resultados diferentes haz cosas diferentes”.

Cada día al levantarme lo tengo más claro: el futuro pasa por emprender. Veo señales por todos lados que me lo certifican. Mi experiencia personal durante casi 20 años me reafirma cada día más en ello. Y además, he ayudado durante este tiempo a personas como yo a emprender, como otros han hecho conmigo, cambiando en algunos casos para siempre su mentalidad y su forma de vida.

Emprender supone afrontar la vida desde una nueva perspectiva, tú perspectiva. Necesitas querer ser libre. Si no tienes deseos de dirigir tu destino…entonces no emprendas.

Ser emprendedor, no te asegura el éxito. Nada en la vida está asegurado, pero al menos eres dueño de tu propio destino y eso hoy en día es mucho. Si tienes inquietud por ser libre no dudes en contactar conmigo.

Fernando Sánchez.

El miedo a la innovación


Tenía ayer una comida de amigos cerca de Madrid y como suele ocurrir en la comidas donde gente muy diferente se reúne, la conversación se tornó muy interesante con la llegada de los cafés y chupitos correspondientes.

Tras hablar del trabajo que cada uno había realizado durante la mañana terminamos hablando de la dificultades que tenemos los emprendedores, y que siempre hemos tenido. Más aún en tiempos de crisis, aunque en este caso se extiende sobre todo a los no emprendedores.

En la mesa nos reuníamos empresarios de negocios industriales, empresarios de multinivel y trabajadores con contrato. Una mezcla variada y por tanto con diferentes puntos de vista sobre el tema.

Energías innovadora

Energía innovadora

La principal conclusión que saqué de la reunión es que todos estábamos de acuerdo en que es muy difícil innovar en España. No sé en otros países, pero aquí existe un recelo que parece congénito hacia las cosas nuevas.

Uno de los comensales comentó que cuando hace casi seis años comenzaron a vender calderas de biomasa nadie les creía que fuesen, no sólo más ecológicas, sino rentables para el consumidor que las de otros combustibles. Hoy, ha pasado el tiempo y ya nadie duda que son una buena opción energética, que compite en igualdad con otros combustibles en el mercado. Pero claro, hace unos años nadie había oído ni tampoco quería oir,  ¿ para qué ? si lo que tenían valía. Eso yo lo llamo cerrazón de mente.

Lo peor de todo, decía, es que muchas de esas explicaciones eran técnicas y demostrativas con números y fórmulas de las bondades de esos productos y calderas a personas con gran formación en el campo.

No hay nada peor que querer demostrar algo a otra persona, intuitivamente nos defendemos ante las demostraciones. Más de uno piensa que lo están llamando tonto, él ya sabe lo que es mejor. Yo no creo que sea sino un mecanismo de defensa ante el exterior. Incluso algunos llegaron a pensar que era un timo. ¡ Cómo iban a funcionar calderas huesos de aceituna !.

Hoy en día las empresas de biomasa salen como hongos, aunque el negocio lógicamente será mayor para los innovadores que resistieron las dudas e incluso risas y malos comentarios del mercado pero que innovaron en el momento adecuado. Para resistir tuvieron fe en su producto y le dedicaron trabajo y esfuerzo. Eso les ha hecho triunfar.

Este empresario hoy no se queja hoy salvo de las dificultades para que la gente te de la oportunidad de explicar lo que haces. Le va francamente bien a pesar de la situación económica actual.

Yo lo comparé con mi multinivel. Las dudas pueden ser otras, pero la realidad la misma. Pocas personas quieren innovar, como no lo han oído seguro que no funciona ( pues sino ya lo sabrían ), etc.

Nutrición innovadora

Nutrición innovadora

Estos miedos ante la innovación, ante lo diferente, son propios del ser humano, independientemente del producto o forma de comercialización que se trate. Pero miras la historia del ser humano y ves que el mundo avanza desde hace miles de años gracias a las innovaciones y que son una realidad necesaria. Entonces no te queda mayor satisfacción que haber sido pionero en tu sector pues has ayudado, no sólo a ti y tu familia, sino a la sociedad en general a mejorar su futuro aportando un granito que finalmente hizo granero.

Saludos y que tengas un feliz día.

Fernando Sánchez.

Entrevista con Sergio Rivas.


El semanario Dossier Empresarial publica esta semana, una entrevista con Sergio Rivas, persona involucrada en el fenómeno Agel desde hace unos meses. Con amplia experiencia en el mundo empresarial, especialmente en el sector de las franquicias multinacionales, Sergio ha decidido en esta ocasión emprender un proyecto propio dentro de Agel.

Reproduzco en su totalidad el artículo por lo interesante e ilustrativo que me parece ya que gran parte del futuro del comercio y el trabajo está en iniciativas como Agel.

“Al estilo de ‘Avon llama a tu puerta’, la compañía norteamericana de nutrición y bienestar Agel se ha introducido en España con unos objetivos ambiciosos: alcanzar los 55 millones de euros -80 millones de dólares- de facturación en 2012 y lograr que 25.000 profesionales se unan a su red de distribución de venta directa en 2010. De momento, según explica Sergio Rivas, portavoz de la compañía en España, Agel habrá alcanzado una facturación de 10 millones de euros -15 millones de dólares- en 2009 y una red de cerca de 10.000 distribuidores.

La estrategia de la compañía para alcanzar esta meta pasa, según explica Rivas, por ofrecer a trabajadores y personas desempleadas «una alternativa para convertirse en empresario sin asumir riesgos innecesarios, sin una inversión brutal y sin necesidad de dedicarse a tiempo completo». Así, Agel pretende conseguir hasta dos millones de clientes en España, de los cuales, 400.000 serán consumidores-distribuidores, y el resto, consumidores finales.

MARKETING MULTINIVEL. Según explican desde la compañía, el negocio de Agel está basado en el Network Marketing (Marketing Multinivel), un concepto que tiene su razón de ser en el consumo del producto y en su recomendación a través del boca a boca. La compañía envía directamente los productos a sus distribuidores, que los consumen y recomiendan, beneficiándose del volumen de consumo generado.

A los consumidores distribuidores, Agel les ofrece compartir los ingresos derivados de las ventas de los productos. En concreto, Agel propone a los prescriptores de su oferta devolverles el 5% de la facturación que generen. Según explica Rivas, este sistema permitiría ingresar a *cada uno de los distribuidores de Agel más de cuatro millones de euros al año seis millones de dólares-. Eso sí, los ingresos dependerán de la dimensión de la red de clientes que cada distribuidor consiga crear y del consumo que realice cada uno de ellos. «En el modelo de distribución tradicional, el fabricante obtiene un margen medio del 10 – 15%, destinando entre un 85-90% del precio final a retribuir a toda la cadena de distribución. Con el Network Marketing se puede llegar directamente al consumidor y el fabricante puede retener el 50% de las ventas generadas, repartiendo el resto entre su red de consumidores y realizando mayores inversiones en I+D».

PRODUCTO DE GRAN CONSUMO. Agel nació en el año 2005 de la mano de Glen Jensen, un empresario norteamericano aficionado al deporte que decidió llevar la tecnología de suspensión de gel utilizada en productos nutritivos para deportistas profesionales- al gran consumo. Esta tecnología permite «combinar componentes activos sin anular sus propiedades». Desde entonces, la compañía ha desarrollado cuatro líneas de productos: Agel Core -productos nutritivos-, Agel Active -productos destinados al bienestar de las personas-, Agel Thrive -productos gelceúticos- y Agel Body -destinados al cuidado de la piel-. Las ventajas frente a otros productos son su absorción inmediata, ya que «empieza a asimilarse desde las glándulas salivares», y su máxima biodisponibilidad frente a los formatos tradicionales, los productos de suspensión de gel permiten la absorción del 98% del compuesto, frente al 70% de otras soluciones-.

La compañía, que empezó simultáneamente su actividad en 12 países, se ha introducido en un total de 55 mercados, donde ha logrado crear una red de distribuidores de 500.000 personas. En tan sólo tres años, Agel alcanzó una facturación a nivel mundial de 173 millones de euros -200 millones de dólares-, y su objetivo es superar los 600 millones de euros -un billón de dólares- en los próximos tres ejercicios económicos.

En este plan estrtégico, España juega un papel destacado ya que, dentro de Europa se trata «del mayor mercado y el de mayor crecimiento», indica el portavoz de la compañía. Además, entre los planes de Agel se encuentra deslocalizar la producción, que actualmente realiza al completo en Estados Unidos. «Va a haber una parte de la producción que se desviará a Europa, aunque más que establecer una fábrica de Agel, la compañía dará licencias de fabricación. Son temas de los que se está empezando a hablar, pero no hay nada sobre el papel. Tampoco se sabe qué país será el elegido en esta línea», explica Sergio Rivas.”

*Simplemente una aclaración al respecto del texto. No he querido cambiar nada de lo escrito en el mismo para no manipularlo, pero existe una errata cuando en este párrafo se indica que cada distribuidor podrá ganar 4 millones de euros al año con el 5% de lo generado por consumo. Con una facturación de 10 millones de euros en España, el total de los distribuidores nos repartiremos el 50%, es decir 5 millones de euros. Sí es cierto que a nivel mundial ya hay algunos distribuidores que personalmente superan ampliamente el millón de euros anual de ingresos, pero en España aún no.

Si deseas ampliar información sobre los productos Agel, si eres emprendedor y quieres más información sobre el modelo de negocio Agel, no dudes en contactar, estaré encantado de ayudarte: agelsbg@gmail.com

Saludos y que tengas una buena semana

Fernando Sánchez

¿ Cuál producto AGEL te gusta más ?


Hay un producto AGEL para cada persona:

¿ Necesitas vitaminas o minerales ? ¿ Qué tal va tu sistema inmunitario ? ¿ Te preocupan los radicales libres causados por la contaminación ? Si has contestado sí a alguna de estas preguntas AGEL CORE son los productos que necesitas.

Agel CORE

Agel CORE

¿ Estás tratando de perder unos cuantos gramos ? ¿ Necesitas un poco de fuerza para mantenerte centrado, tanto en el trabajo o en tu deporte ? Pregúntate: “¿ Quiero ser más activo ? ¿ Quiero una vida más sana ?. ”  Si la respuesta es sí, entonces AGEL ACTIVE es para ti.

Agel ACTIVE

Agel ACTIVE

 ¿Te preocupa mantener tu cuerpo sano? ¿ El dolor o las molestias asociadas con el envejecimiento o con altos niveles de actividad ? ¿ Está preocupado por el mantenimiento de un sistema cardiovascular saludable ? Si es así, AGEL THRIVE es lo que buscas.

Agel THRIVE

Agel THRIVE

 

¿ Cuál crees que te puede interesar ? ¿ Y a los tuyos ?.

Saludos,

Fernando