¿ Creías tener la vida asegurada ? Pues va a ser que no.


¡ Cuando yo era pequeño era todo tan diferente a hoy en día !.

Mi padre trabajó acabó sus estudios e inmediatamente entró a trabajar en una gran compañía española en la que permaneció 40 años, hasta su jubilación a los 63 años. Toda una dilatada carrera profesional en una empresa.

Hoy eso no es normal, desgraciadamente, no sólo ser fiel a una empresa y ésta a ti. Es que casi nadie se jubila ya a los 63 años. Hay empresas que están prejubilando a lo 45 años…mi edad.

Y nos venden que el futuro está asegurado: que si un plan de pensiones, que si la seguridad social, que si un complemento al sueldo de por vida…pues yo lo dudo. A la vista del ritmo de prejubilaciones y crecimiento de la esperanza de vida me parece que va a ser un futuro menos seguro de lo que nos venden. Yo soy optimista por naturaleza y no me puedo quejar de lo vivido hasta ahora, trabajo para mi como autónomo – emprendedor desde hace 20 años, pero me temo que mucha gente lo va a pasar próximamente mal. ¡ Ojalá me equivoque !.

A raíz de esta reflexión he recuperado un muy interesante artículo de Luis Conde en el periódico la Vanguardia de hace la friolera de dos años, casi tres:

“Un artículo en este periódico decía que en España el 57% de los ejecutivos entre 55 y 64 años estaba sin empleo. El principal problema que esta situación conlleva es que a la generación afectada no se la preparó para ello. Antes, el trabajo tenía un único objetivo que era el largo plazo: servir a la familia, establecer el ahorro predecible (con una renta esperada del 10% anual). Uno sabía cuándo, cómo y con cuánto iba a jubilarse, y el ejecutivo se incorporaba a una empresa a la que le era leal y recibía a cambio un puesto de trabajo de por vida.

Ahora, domina el nada a largo plazo, lo que desorienta la acción planificada, disuelve los vínculos de confianza y compromiso, y cuestiona la lealtad de la empresa hacia el empleado y la del empleado hacia la empresa. El sector de la fuerza de trabajo que crece más deprisa en Estados Unidos es el de quienes trabajan para agencias de trabajo temporal. El nada a largo plazo. El promedio de cambio de trabajo de un ejecutivo en Estados Unidos es de siete veces en su carrera profesional (es decir, ¡ 4,5 años de media por empresa !). Además, en este periodo cambia de media dos veces de carrera y tres veces de ciudad o de país.

Recientemente oí decir a Bill Clinton: “Que el cambio sea tu mejor amigo”. Puede ser que ése sea el camino del futuro, pero nunca estuvimos preparados para tanto cambio y, por tanto, no tuvimos la necesidad de establecer nuestro plan B.

En mis charlas no dejo de decir a las siguientes generaciones que se acostumbren a vivir con once mensualidades, que inicien un plan de ahorro y que a los 40 comiencen a establecer su plan B, porque si hoy el 57% de los que tienen más de 55 años está sin empleo, cuando les llegue su turno ese porcentaje habrá aumentado y los años de referencia disminuido. A los 55 años, uno tiene normalmente los hijos casados o viviendo fuera de casa, la hipoteca cubierta y pocas obligaciones financieras. Los de generaciones posteriores tendrán a esa misma edad hijos adolescentes viviendo en casa, aún estarán amortizando hipotecas y tendrán obligaciones financieras pendientes. Cuando se queda sin empleo, el prototipo es alguien que tiene ciertos ahorros en bolsa y recibe una indemnización que, de alguna manera, le sirve para reubicarse en los próximos doce meses.

Si no hay plan B, el calvario que atraviesa se repite sistemáticamente: 1) Su pareja no le deja tocar sus ahorros y aún menos si lo que pretende es iniciar la aventura empresarial soñada. ¡Ese dinero es para la jubilación! 2) Recorre los despachos de los head hunters en busca de consuelo y solución a sus problemas. Siempre salen con esperanzas y expectativas. 3) Se incorpora a un par de consejos en los que se vuelca en aplicar toda su experiencia (pan para hoy y hambre para mañana). 4) Acaba sucumbiendo a los designios de su pareja, acompañándola, una vez leída la prensa matutina y tomado un par de cafés, a los múltiples recados cotidianos; harto de inventar partidos de golf, tenis o tertulias empresariales inexistentes.

Con un plan B bien establecido esto se evita. Consiste en invertir acorde con la capacidad de ahorro de cada uno y hacerlo diez o quince años antes de que llegue el momento fatídico. Puede ser desde una franquicia en un pueblo del cinturón de la ciudad hasta la adquisición de un pequeño solar para ir desarrollándolo paulatinamente. No es más que una actividad que te permita salir de casa, sentirte útil, poner en funcionamiento tus neuronas y no descapitalizarte. Es una semilla que puede germinar, es el inicio de una actividad que puede ocupar tu tiempo el resto de tu vida. Si eres de los que por excepción llegas a jubilarte a los 65 años y no necesitas utilizar el plan B, mejor para ti y para tus sucesores, simplemente habrá sido una inversión interesante.

Las universidades de nuestro país debieran ser el foro ideal para explicar al recién graduado que no es oro todo lo que reluce y que se van a encontrar con una realidad muy distinta. Hay que prepararlos para ello. No olviden que el plan B siempre es un respaldo que tener en cuenta”.

LUIS CONDE, presidente de Seeliger y Conde

Repito yo soy optimista por naturaleza, no me puedo quejar de lo vivido hasta ahora, y tengo además un plan B desde hace unos meses, pero me temo que mucha gente lo va a pasar próximamente mal, porque los comentarios en los bares son el mejor reflejo de la situación actual y mucha gente no sólo ha perdido el empleo es que además tenían un estatus que ahora está muy difícil recuperar. ¡ Ojalá me equivoque !.

Si tienes un punto de vista parecido al mío ¡ Enhorabuena, me gustaría conocerte !. Si tienes un punto de vista diferente al mío ¡ Enhorabuena, me gustaría ayudarte !.

Saludos,

Fernando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s